InicioNoticias40 DíasEventosPrédicas en textoPrédicas en VideoEstudios bíblicosVersículo del DíaDevocionalObra Social

Prédicas en texto

Plan de restitución


29/09/2013 - 22:15:39
“Y yo restituiré los años que comió la oruga,  el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. Comeréis hasta saciaros y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros;  y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. La plaga de langostas que describe el profeta Joel, era la mayor que se había visto hasta entonces. Todas las cosechas se perdieron, incluso los sembrados de semillas para la próxima cosecha.

El hambre y la sequía azotaban todo el país. La gente y los animales mor-ían. A los ojos de Joel, tan grande devastación tenía una sola explicación: se trataba del juicio de Dios. Joel profetizó en una época de grandes conmociones para toda la tierra de Israel y en sólo unas pocas horas, lo que un día fue tierra plena de belleza y verdor se convirtió en lugar de desolación y destrucción. Para nosotros esta devastación, significa espiritualmente las muchas veces que hemos pasado por situaciones difíciles, de calamidades devastadoras. Cuando por ejemplo, todo nuestro esfuerzo, el fruto de nuestro trabajo, nuestras ganancias de algún negocio, se van por abajo y lo perdemos todo. La  pérdida de un ser querido, alguna enfermedad grave que ataca a algún familiar, etc., nos hace sentir devastados, olvidados de Dios. A veces esta devastación dura años y años y no entendemos lo que está sucediendo y es cuando pensamos es: UNA CALAMIDAD, algo estamos haciendo mal y quién sabe  si no son las  consecuencias de nuestras malas acciones, o mala administración del dinero, o inseguridades, confianza en nosotros mismos y no en Dios. La disciplina dura el tiempo que necesitamos entender el propósito de Dios en nuestras vidas. ANALICEMOS CÓMO ENTENDER EL PLAN DE RESITUCIÓN  DE DIOS. Debemos entender primero que Dios es Soberano, Salmos 24:1. El creó la tierra plena, el mundo y todo lo que hay allí, animales, plantas, mares y al hombre, su obra maravillosa.

Dios es preciso  con los objetivos para con su pueblo. Nos revela que todas las circunstancias y los acontecimientos en la vida del ser humano están al servicio de los propósitos eternos. Él ordena todas las circunstancias para que cumplan una función espiritual y su mano está presente en todo. Por ejemplo, en la tormenta sobre el Mar de Galilea, los discípulos despertaron a Jesús y le reprocharon que a él no le importara lo que les estaba pasando. El Señor no solo conoce lo que está sucediendo, sino  que él mismo es el que encausa los acontecimientos para lograr en nosotros ciertos cambios. En ningún momento deja de ejercer su soberanía absoluta sobre  todos los elementos, pues él es el Creador y dispone de todo como a él le place. Las calamidades, las dificultades tienen una vida útil.
(ejemplos bíblicos). Esto quiere decir que ninguna aflicción es eterna y no han sido enviadas para atormentar indefinidamente al ser humano. Las dificultades han sido enviadas por un tiempo. Ni bien han cumplido  con el objetivo divino, son quitadas y Dios restaura lo que se ha perdido. Este es un principio que vemos en diversos lugares en la Palabra. Por ejemplo en la vida de Job, cuando terminó la prueba, Dios quitó la aflicción y le devolvió el doble de lo que había perdido, Job 42:10 En el caso de José, luego de sus años de esclavitud y prisión, alcanzó las más altas esferas gubernamentales. Con todas sus riquezas del país a su disposición, Génesis 41: 37-45.

Cuando Cristo terminó su confrontación  con el diablo en el desierto, vinieron ángeles a el  que lo servían. Mateo 4:11 Dios desea bendecir y prosperar a sus hijos, Joel 2: El cumplimiento de esta promesa, revela el corazón  tierno de Dios, cuyo deseo principal es bendecir y prosperar a sus hijos…”Comeréis hasta saciaros. No necesitamos rogarle que nos bendiga porque él está deseoso de hacerlo. Además, él promete que nunca más seremos avergonzados. Ciertas dificultades acarrean miserias, y tal vez por ello, sentimos vergüenza, pero una vez pase ese tormento, ese suplicio, Dios nos levanta la cabeza y nos bendice porque a él le agrada hacerlo. Cuando Dios, haya terminado de probarnos automáticamente nos restituye y multiplica a favor de nuestras vidas. Así como dice David en el Salmos 30:5, “porque por un  momento será su ira, pero su favor dura toda la vida. Por la noche durara el lloro y a la mañana vendrá la alegría”. En definitiva el Espíritu Santo es quien restaura, nuestra alma y cuando encontramos paz en nuestros corazones, obedecemos y entendemos los propósitos divinos, la disciplina para y llegan las bendiciones a través de la restitución de lo perdido. Preguntas que debemos plantearnos ¿Cómo reaccionamos a la disciplina de Dios? ¿Qué elementos nos advierten que el Señor intenta disciplinar nuestra vida? ¿Cómo podemos descubrir el propósito de la disciplina de Dios?

CONCLUSIÓN: Nuestro Padre amado, quiere responderle hoy, si está pasando por momentos difíciles de desolación, tristeza, sentimiento de abandono, es el momento de preguntarle a EL ¿Cuál es el propósito de la disciplina de HOY?.. Y acepte con obediencia, arrepiéntase de haberle reclamado y agradézcale por la restitución que él hará en su vida. Amén. Hna. Oralia Ramirez Banzer

Versículo del día
1 Pedro 5.5
"Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes"


Devocional
Una sana convivencia entre las generaciones

"Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes" 1 Pedro 5.5

Suscripción
 

Reciba nuestro boletín informativo con noticias, prédicas, versículo del día, devocional diario y eventos.

Ingrese su e-mail:


Confirme su e-mail: